ADAPTACIONES ORGÁNICAS EN EL EJRCICIO

Publicado en por Mauricio y Kt

Durante el ejercicio se producen modificaciones adecuadas y coordinadas en todo el organismo a nivel de los distintos sistemas funcionales. Ellos son:

  Cardiocirculatorio

  Respiratorio

  Hematológico

  Endocrino

  Renal, entre otros.

RESPUESTAS Y ADAPTACIONES CARDIOCIRCULATORIAS

En el ejercicio el sistema cardiovascular tiene 3 funciones:

1)        Adaptar el flujo sanguíneo a los músculos activos.

2)        Eliminar los productos de desecho.

3)        Colaborar en los procesos de termorregulación.

La respuesta está regulada por diferentes mecanismos:

      NERVIOSOS: se produce un aumento de la actividad nerviosa simpática y una disminución de la actividad parasimpática mediado por 2 controles:

a)  central: son impulsos nerviosos descendientes de la corteza cerebral hacia el centro vasomotor del bulbo raquídeo. Este control se inicia simultáneamente con la orden motora de los músculos actuantes, es la llamada “respuesta anticipatoria”.

b)  reflejo: que se produce después que comienza la contracción muscular y son impulsos que se originan en receptores de músculos y articulaciones (ergorreceptores), éstos son de 2 tipos: mecanorreceptores (sensibles a los efectos mecánicos de la contracción); y matabolorreceptores, que evalúan la eficacia del flujo de sangre en relación a el aumento de demanda metabólica. Estos impulsos son conducidos por fibras nerviosas tipo III y tipo IV respectivamente hasta el centro cardiorespiratorio. De forma colectiva, tanto los impulsos del comando central como los del reflejo periférico condicionan la respuesta simpática durante el esfuerzo.

Los efectos del SNS son:

Sobre el corazón:   

        cronotrópico (+)

        dromotrópico (+)

        inotrópico (+).

Todo esto lleva a un aumento en la fracción de eyección y en el volumen sistólico que en definitiva producen un aumento del gasto cardíaco y de la presión arterial sistólica.

Sobre los vasos sanguíneos:      

        vasoconstricción en los territorios inactivos

        vasodilatación en los músculos activos.

Humorales:  estos a la vez son de diferentes tipos:

        por el ejercicio se produce a nivel tisular un aumento de CO2, una disminución de la PaO2 (presión arterial parcial de O2) y un descenso del pH que producen una vasodilatación arteriolar; son los denominados “reflejos nutricios o de sensibilidad trófica”.

    además se producen una serie de metabolitos que permiten una AUTORREGULACION LOCAL de la presión sanguínea de perfusión, que son: aumento del potasio, ácido láctico, adenosina, histamina, prostaciclina, etc.

   por último se pone en marcha una regulación hormonal que incrementa la producción de catecolaminas, glucagón, PNA, S.R.A, Aldosterona y ADH.(Figura 7)

RESPUESTA HIDRODINAMICA:  en el cual se produce un aumento del retorno venoso que es un factor decisivo en el aumento del gasto cardiaco en la actividad física al producir el llenado ventricular durante la diástole.

Este aumento del retorno venoso se produce por:

1)            la venoconstricción producida por el SNS,

2)            el bombeo activo de la sangre por la contracción muscular sobre todo de miembros inferiores,

3)            acción de la bomba aspirativa torácica y,

4)            el aumento de las resistencias vasculares periféricas a nivel de los territorios esplácnico, cutáneo, renal y músculos inactivos. Los vasos de la piel se contraen inicialmente pero si el ejercicio continúa se dilatan para eliminar el calor excesivo que se produce en la contracción muscular.

Los efectos del retorno venoso sobre el aparato cardiovascular son:

         Mayor distensión de la aurícula derecha que produce un aumento de la hiperexcitabilidad y un aumento de la frecuencia cardíaca automática (REFLEJO DE BAIMBRIDGE),

          Aumento de las fibras miocárdicas que llevan a un aumento de la fuerza de contracción, de la fracción de eyección, del volumen sistólico y del gasto cardíaco. (LEY DE FRANK STARLING)

GASTO CARDIACO. Durante el ejercicio el aumento del gasto cardíaco se produce en forma lineal y directamente proporcional a la intensidad del trabajo realizado hasta llegar a una intensidad del 60-70% del consumo máximo de O2 (VO2 máx.), este es la cantidad máxima de O2 que el organismo puede absorber, transportar  y consumir por unidad de tiempo (ml x kg x min). A partir de ese momento tiende a la estabilidad hasta llegar al 80-90% en donde puede incluso disminuir por la taquicardia excesiva que disminuye el llenado diastólico y por lo tanto el volumen sistólico.(Figura 9)

El  VOLUMEN SISTOLICO aumenta linealmente hasta 40-60% de la VO2 máx., luego tiende a estabilizarse hasta llegar a 90% en donde disminuye por la taquicardia excesiva. Esto ocurriría en sujetos sedentarios o poco entrenados mientras que en individuos deportistas bien entrenados el volumen sistólico aumenta progresivamente hasta el máximo esfuerzo porque tienen aumentada la capacidad diastólica por una mayor distensibilidad del ventrículo izquierdo.

La FRECUENCIA CARDIACA aumenta linealmente con el esfuerzo. La misma depende además de diversos factores:

        edad: FC máx. teórica = 220- edad en años

        grado de entrenamiento físico.

        tipo de ejercicio: en el estático aumenta exclusivamente mientras que en el dinámico  lo hace junto con el volumen sistólico.

        temperatura y humedad del ambiente.

        presión atmosférica.

hora del día. 

             Con respecto a la PRESION ARTERIAL podemos decir que la sistólica aumenta tanto en los ejercicios dinámicos como en los estáticos mientras la maniobra de Valsalva.

El aumento de la presión sistólica es mayor que el de la presión diastólica por lo que se constata un aumento de la presión diferencial.

Una vez finalizado el ejercicio existe un descenso rápido de la presión arterial como consecuencia de la disminución del gasto cardíaco, la vasodilatación y la disminución del retorno venoso por lo que no es aconsejable detener súbitamente el ejercicio lo que puede provocar: malestar, vértigo, lipotimia, etc.

El entrenamiento de resistencia tiende a reducir los valores de reposo de la tensión arterial, tanto sistólica como diastólica por lo que se lo utiliza como terapéutica de pacientes hipertensos.

Las adaptaciones inducidas por el entrenamiento son:

    Hipertrofia cardíaca

    Aumento del volumen sistólico

    Bradicardia en reposo

  Disminución de la velocidad de   conducción.

Etiquetado en ejercicio

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post

Alejandro Polo 12/11/2010 19:05


Hola. La información es correcta. Pero sería bueno citar la fuente siempre que se publique información que no es de autoría propia. Esta info pertenece a la Cátedra de Fisiología de la Universidad
Nacional del Nordeste, Argentina. Respetar los derechos intelectuales. Saludos